BMGG

ALBAÑILERIA

La albañilería se define como el arte de construir estructuras a partir de objetos individuales que se unen y pegan usando mortero u otras materias capaces de endurecer. Es uno de los trabajos más importantes en construcción y es esencial en la vida del ser humano, estando presente desde los tiempos más antiguos.

La albañilería surgió como una necesidad de refugio para el ser humano. Las primeras construcciones fueron hechas con ramas, rocas, barro y otros materiales otorgados por la naturaleza. Con el paso del tiempo, el ser humano aprendió a elaborar materiales que mejoraban la calidad de la construcción de sus casas y así, nacieron los primeros ladrillos. Los más antiguos conocidos son los usados en Babilonia y Egipto. Se consideran las civilizaciones que dan origen al concepto de construcción y albañilería. Importante también es la civilización grecolatina, que inició el uso de argamasa, revestimientos, estucados, yesos, frescos, mármol, granito, instalaciones de tubería y sistemas de calefacción, constituyendo las bases de la actual albañilería.

Con el tiempo, Europa fue testigo de una evolución en este arte y en la Edad Media, surgieron las hermosas estructuras clásicas y más adelante, las góticas, logrando posicionarse dentro las más grandes expresiones de arte. La albañilería siguió siendo admirada con las próximas corrientes. Los tiempos modernos trajeron aún más adelantos y la albañilería se benefició con los nuevos materiales de construcción. En la actualidad, la albañilería sigue siendo una de las actividades humanas más importantes, reflejado en el crecimiento de todas las ciudades del mundo.

El la albañilería se ocupan materiales muy variados. Los principales son los materiales pétreos como ladrillos de arcilla, bloques de mortero y piedras como mármol, travertino, granito, caliza, también se ocupan bloques de vidrio, baldosas, arena, cal, cemento y muchos otros materiales. El albañil manipula esos materiales para crear las estructuras. Para lograrlo ocupa herramientas como la plana de madera, un juego de maestras, lienza, clavos y recipientes para preparar la mezcla de mortero y la cura de ladrillos.

La albañilería se aplica comúnmente para las paredes de los edificios, los muros y los monumentos. En las naciones industrializadas, los elementos más comunes son los ladrillos y los bloques de concreto y se usan tanto para soportar peso como para enchapados. Los bloques de concreto, especialmente los que tienen agujeros en sus centros, son muy utilizados por ofrecer resistencia a la compresión y la posibilidad de ser rellenados con concreto mezclado con acero para lograr más resistencia a la tracción y más fuerza lateral a las estructuras. Cuando se dejan sin rellenar, son los más apropiados para estructura con carga transversal ligera.

La albañilería se puede clasificar en tres grupos dependiendo del destino de la construcción y los proyectos de cálculo y arquitectura: La albañilería simple, que sólo utiliza ladrillos y mortero. La albañilería armada, que usa acero para reforzar los muros. Consisten en tensores verticales y escalerillas horizontales. Y la albañilería reforzada, que utiliza confinamientos, que son elementos de refuerzos verticales y horizontales, enmarcando los cuatro lados de un muro.

DESCARGAR AQUI.

GUIA DE AYUDA PARA EL AUTOCONSTRUCTOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: